FOLEY, DE NUEVO LA MAGIA DEL CINE

Un par de pesadas botas, una chaqueta de cuero, el crujir de una lechuga, objetos metálicos varios… ingredientes que se cortan, se golpean, se agitan o se lanzan y que en las manos de un experto se convierten en sonidos reconocibles que dan sentido a escenas enteras. Es la técnica del foley o de efectos de sala.

En una película, la grabación del sonido directo se centra en capturar de forma impecable los diálogos. Los sonidos de detalle, que aportaran brillo y color, no quedan registrados con suficiente fuerza; se obtienen durante la fase de postproducción mediante, la mayoría de las veces, el foley. Esta técnica se lleva a cabo de forma en sincronizada con la imagen y se basa en el uso de objetos o incluso de sonidos del que emite el propio artista de foley.

foley

 Aquí vemos una fotografía del artista de Foley Gary Hecker quien ha trabajado en películas como Robin Hood,300 y Django desencadenado.

La imaginación y la creatividad son determinantes para aplicarla en el mundo audiovisual.

Veamos un ejemplo: la secuencia inicial de la famosa película de animación “9” (Shane Acker, 2009).

No hay diálogos, solo un personaje que se descubre a sí mismo y a su mundo.

Os invito a conocer este vídeo, cuyo sonido he rediseñado.

Una vez más, el cine vuelve a ser magia.

Enlace de interes Jack Foley

Enlace de interes Gary Hacker

Enlace de interes Leslie Bloome

Leave a Reply