LO QUE LOS OJOS ESCUCHAN, LO QUE LOS OÍDOS VEN

En este nuevo post os quiero hablar del diseño de sonido y la forma en que percibo el proceso técnico-creativo de esta disciplina, para algunos hoy en día aún desconocida.

El diseño de sonido tiene como principal función transmitir una idea o sensación apoyándose en elementos sonoros. Éstos pueden ser la música, los diálogos, los efectos de sonido y aunque parezca contradictorio, el silencio. Encontramos diseño de sonido en teatro, cine, videojuegos, publicidad, radio, proyectos multimedia o exposiciones contemporáneas. El proceso técnico-creativo va mas allá de equilibrar correctamente la banda sonora del proyecto, de poner un sonido aquí y otro allá, de añadir un efecto o una canción.

El objetivo tiene que ser crear un mundo sonoro, que se integre y trabaje de formar coherente a la acción, definiendo la acción o contraponiéndose a esta. Muchas veces, no se da importancia al proceso y no se es consciente del peso que este tiene en las producciones. Es un grave error por parte de jefe de proyecto pasar por alto esta área y no prestarle la atención que merece ya que el resultado final “hablará” por sí solo.

Veo y escucho un audiovisual, cortometraje, largometraje o videojuego donde todo es perfecto salvo el sonido. Y mis oídos lo notan porque están entrenados para escuchar y prestar atención donde normalmente no se concentra la atención auditiva. Al consumidor final siempre le quedará esa sensación de que falta algo y no es consciente de que es el sonido y su fuerza narrativa, descriptiva… su capacidad de emocionar. ¿Determina esto su compra? Sí.

La creación del diseño de sonido es equivalente a definir la intención conceptual y emocional de una producción. Lo sabe bien Francis Ford Coppola, ya que gracias al trabajo de Walter Murch, diseñador de sonido, su “Apocalypse Now” se llevó en 1979 el Óscar al mejor diseño de sonido.

Disfrutemos de una de las escenas de la película más conocida. Abrid bien los oídos, escuchemos, imaginemos… Lo que los ojos escuchan, lo que los oídos ven.

Leave a Reply